viernes, 31 de diciembre de 2010

Mi año en tweets...

Mi año en tweets...

A continuación les comparto mi año como papá del fulanito en tweets…En otras palabras, son los tweets que me parecieron más significativos (dos por cada mes) desde empecé a compartir en Twitter (@papadelfulanito) mis experiencias con mi chamaco en abril de 2010...

6 de abril

el fulanito es un chamaco de seis meses que gorjea, pero aún no teclea, así que mientras acá está su pá pa' pulsar las teclas por él...

9 de abril

primer anuncio en el féisbuc de "El papá del fulanito": "Papá ha indicado que Fulanito es su hijo."...

21 de mayo

los ejercicios lúdicos del fulanito lo (me) hacen lúcido...sus experiencias son lucientes: me brindan luz, hacen lucir lo importante...

28 de mayo

Al fulanito ayer le gustó que lo encuerara la asistente del pediatra a ritmo del tema de la Pantera Rosa…
[cont.] e hizo notorio su disgusto cuando su pediatra interrumpió el idilio…

18 de junio

el fulanito tiene una risita tosijosa, su versión del carraspeo, para hacerse presente y demandar atención...

29 de junio
antes buscaba las promociones 2 X 1 en bebidas, ahora busco el 2 X 1 en pañales...

8 de julio

era de suponerse: le presté al fulanito un cachete como chupete, y me dejó un chupetón: un morete redondo bajo el ojo...

20 de julio

el fulanito fue diseñado de manera azarosa, y el grado de su línea me parece digno de singular aprecio...

9 de agosto

la Má del fulanito le dice: "No vayas para allá"; el chamaco contesta "¡Mta!"...¡ah, cochino escuincle! ¡jajaja!

24 de agosto

el fulanito pone en blanco los ojos o los echa pa'trás y parpadea: su versión de "hacer ojitos" parece un tributo a Linda Blair en Exorcista…

28 de septiembre

el fulanito apagó su velita de cumple a la primera; la más orgullosa fue su Má, con quien ensayó la gracia durante un mes…

29 de septiembre

no sabemos como, pero el fulanito amanece con nosotros; ni su Má ni yo recordamos haberlo pasado a nuestra cama...

12 de octubre

ayer el fulanito aprendió a sorber con popote; se aplaudió a sí mismo por el triunfo y conminó a los presentes a palmotear con entusiasmo...

15 de octubre

el fulanito dice "mamamamama" con voz de Gollum; yo digo que lo hace porque es como decirle "my precious"...

1° de noviembre

en vez de pedir dulces, el fulanito los repartió; curioso como la gente se sorprende de que un pequeño extraño le regale algo...

16 de noviembre

ayer mi chamaco me vio, me ofreció algo y con fuerza dijo "papá"; él, sin percatarse del vuelco en mi corazón, siguió con sus juegos...

13 de diciembre

me encanta que el fulanito sea compartido, que todo ruido lo mueva a bailar y que de la nada se suelte riendo mientras palmea sus rodillas…

21 de diciembre

ayer el fulanito se puso de pie él solo por 1° vez, al darse cuenta de ello y subir los brazos festejando, fue a dar al suelo

My year in tweets…

My year in tweets...

Here I share my year as dad of “el fulanito” (now 1yo) via tweets...In other words, you’ll find the English versions (I started translating them since September 2010) of the tweets that seemed most significant (two per month) since I started sharing my experiences with my kid on Twitter (@papadelfulanito) in April 2010...

April 6
el fulanito is a six months old boy who twits, but doesn’t type, so meanwhile here is his Pa typing for him...

April 9
first Facebook post as "El fulanito’s dad': “Dad has indicated that Fulanito is his child."...

May 21
fulanito’s playful exercises make him (and me) lucid; his experiences are gleaming: they give me light, showing me what’s truly important...

May 28
el fulanito liked to be undressed by the pediatrician's female assistant to the rhythm of the Pink Panther theme...
[cont.] and he made his displeasure be known when his pediatrician spoiled the moment...

June 18
el fulanito has a coughing giggle, his version of throat clearing, to make himself present and demand attention...

June 29
before I looked for 2 X 1 promotions in drinks, now I look for 2 X 1 in diapers...

July 8
should’ve expected it: I lent a cheek to el fulanito as a pacifier, and he left me a hickey: a round bruise under the eye...

July 20
el fulanito was randomly designed, and the I find the result worthy of singular appreciation...

August 9
el fulanito’s mom says to him: "Don’t go there”, kid replies [something that sounded like] "effinboiche!"...ah, dirty kid! hahaha!

August 24
el fulanito rolls his eyes backwards, putting them in blank & blinks: his version of "making eyes" seems a tribute to LindaBlair in Exorcist

September 28
our boy put out his candle on the first try; the proudest was his Mom, w/whom he rehearsed the trick for over a month…

September 29
we don’t know how, but our boy wakes up with us; neither his Mom or me remember bringing him into our bed...

October 12
yesterday my little one learned to sip through a straw, applauded himself for the achievement and urged the audience to clap with enthusiasm…

October 15
my little boy says "mamamamama" in Gollum's voice; I say he does it cause it's like saying to her "my precious"…

November 1st
instead of asking for sweets, my little one distributed them; funny how people are surprised that a little boy gives them away…

November 16
yesterday my 1yo saw me, offered me something and said "dad"; he, unaware of the shift in my heart, continued with his games...

December 13
I love that my 1yo is prone to share, that all noises move him to dance and that w/o reason he starts laughing while patting his knees...

December 21
yesterday my 1yo stood up on his feet for the 1st time, when he raised his arms celebrating, he fell back to the ground...

martes, 28 de diciembre de 2010

Los regalos de la navidá

El fulanito pasó con nosotros su segunda navidad y ahora sí las fiestas estuvieron muy movidas, llenas de gente, muchas cara nuevas, muchos familiares que no lo han visto y sólo querían cargarlo y estar con él y muchas emociones nuevas. Primero pasamos bien temprano a desayunar con los abuelos maternos, el fulanito fue a darles su abrazo y a entregarles sus regalos. De ahí nos fuimos a comer con los abuelos paternos y toda la familia de mi Má, llegaron tías, tíos, sobrinas, sobrinos, primos etc. Pero el fulanito anduvo bien roñoso, de plano no dejo que nadie se le acercara mientras él hacia su fiesta yendo de un lado para el otro entre tanta gente y ruido. Eso sí, en el intercambio de regalos le fue rebien al chamaco, entre ropa, juguetes, dulces y muchas cosas que toda la familia le dio, nos da gusto que lo tengan presente y se lo hagan saber.

Ya para el domingo estuvo más tranquilo con la familia de su abuelo paterno, llegó más relajado y estuvo muy bien con todo el mundo que por cierto fueron testigos de la primera caminada del fulanito solo! En principio se lo pasaban entre mis hermanos para que hiciera sus “solitos”, cabe mencionar que ese día sólo quiso estar con el abuelo así que cuando le extendió la mano y el susodicho no le hizo caso al fulanito este decidió irse por su cuenta y se enfiló solito sin rumbo fijo ante los ojos de todos los presentes mientras gritaba de la emoción y manoteaba para quitarse a la gentes de encima! En verdad que no nos lo esperábamos y todo fue tan rápido que de plano todos le festejamos el nuevo triunfo del chamaco quien entre gritos, plausos y risas se paseaba de un lado para el otro sin ayuda de nadie y a una buena velocidad.

Y así fue como estuvo toda la tarde, de un lado para el otro caminado de plano la emoción le ganó y el fulanito acabó corriendo de un extremo a otro del departamento algunas veces agarrándose de quien se le atravesara cuando el cansancio no le dejaba moverse o no podía controlar la velocidad para detenerse, pero le bastaba un momentito de paz para seguir corriendo… y eso hizo caminar, correr, gritar, seguir caminando y corriendo; ahora si no se estuvo ni un momento tranquilo. Podemos decir que el chamaco ya dio sus pasos formales hacia la independencia.

Fue padrísimo verlo más que feliz porque en verdad que estaba eufórico corriendo de un lado a otro y disfrutando esta nueva etapa en su vida, ver todo desde otra perspectiva y sobre todo no depender de nadie para moverse, fue tanto la emoción que hasta bailó parado sin que nadie lo sostuviera. La practica también fue parte de este proceso, el chamaco se aventaba al piso, levantaba y se echaba a correr, después se tiraba nuevamente al piso, se levantaba y corría, de plano llego un momento en sólo se tiraba y levantaba, se volvía a tirar y a levantar. Me dio toda la idea de que no se lo creía y hacia pruebas para rectificar que en verdad podía hacer todo lo que estaba haciendo en ese momento.

El pobre acabó muerto de cansancio, al final solo busco algo calientito para dormirse y no se paró para nada hasta el día siguiente, pero ahora en casa se chiqueó y no quiso caminar, primero creimos que era por lo zapatos y se los cambiamos, pero nada…después creimos que a lo mejor era el cansancio lo que no lo dejó animarse a caminar pero más bien el chamaco se está dejando consentir o como dice Má, al parecer el chamaco sólo querrá caminar en el departamento de los abuelos.

miércoles, 22 de diciembre de 2010

Sus primeros pasos

El fulanito ya tiene meses caminando, pero aún pide la mano para sentirse seguro y ahí andamos con él para todos lados, así anda re bien. Hace poco Má y yo nos preguntábamos cuando se animará a caminar, porque justo cuando ya se había soltado a hacer sus solitos una persona lo dejó en el piso sin saber que el chamaco aún no caminaba y como el fulanito no encontró de donde sostenerse el pobre fue a dar al piso, esa vez Má estaba bien orgullosa porque el chamaco metió rebien las manos y no se pegó, pero el susto de la caída y el ruido que provocó en la duela nadie se lo quitó y hasta las ganas de dar sus primero pasos se le fueron.

Hace como una semana el chamaco comenzó a pararse solito sin apoyarse de algún objeto o persona. Apenas hace dos día lo logró y para él fue un verdadero triunfo, primero apoyó las manos en el suelo, subió sus pompis y se impulsó fuerte para quedar parado mientras se le iluminaba la cara por la alegría que le causó el importante suceso, volteó a ver a Má, luego a mí todo lleno de emoción suspiraba, respiraba rápido y sonreía para después dejarnos ver una cara de que no se la creía. Tardó más en caer que en intentarlo de nuevo…y su reacción fue la misma entre sonrisas y fiestas que le hacíamos el fulanito estaba más que feliz por su nuevo logro.

Después de ese triunfo el fulanito se ha estado animando a dar sus pasos solo, en la cama lo hace re bien pero en el piso ya lo piensa dos veces y no es tan fácil que se anime, aunque cuando lo hace y siente la libertad de poderse mover el chamaco se encarrera y de nuevo la emoción le gana y olvida la parte técnica por lo que sólo da unos cuantos pasos para después caer de nuevo…

Lo más chistoso de todo es que tiene un horario estricto para dicha actividad, como a eso de las 7, 7.30 el chamaco comienza con la hora de la práctica de la parada y la caminada, rara vez lo hace durante el día y cuando se suelta a ejercitar dichas habilidades lo hace en serio durante un buen ratito hasta que llega la hora de la cena o el baño…

Y así el fulanito comienza ya su camino hacia la independencia, aún con miedo, no muy seguro pero eso sí con harta emoción por un nuevo triunfo ganado en el proceso de desarrollo y practicando con cautela, creemos que no tarda nada en agarrar confianza y soltarse a correr como loco por todos lados, estamos seguros de que dará una lata tremenda sin que Má o Pá lo controlen. El chamaquito no tiene prisa pero sí muchas ganas y emoción por conocer cosas, eso me encanta de mi chamaco, las ganas por conocer y explorar todo lo que le rodea.

video

martes, 21 de diciembre de 2010

El ojo rojo…

El fulanito anduvo enfermo todo el fin de semana, prácticamente tuvimos que cancelar nuevamente la agenda ocupada para que el chamaquito descansara y se recuperara rápido. La gripe con tos se hizo presente en la vida del fulanito por primera vez y aunque por fortuna no está nada grave sí anda bien chipilón con los ojos chillones, sin ganas de jugar, ni gritar ni nada, sólo quiere estar en cama viendo tele y sintiendo un apapacho todo el tiempo. Además duerme un montón! creo que solo cuando nació dormía tantas horas seguidas varias veces durante el día así que me solidaricé con el fulanito y me eché un sueñito con él por la mañana.

El fulanito amaneció el sábado con un ojito bien rojo, Má dice que es porque “le dio un aire” al sacarlo bien calientito de casa a recibir unas cosas que llegaron… no tengo ni idea de lo que sea pero esta vez los remedios caseros funcionaron rebien y en dos días se le quito al fulanito ese ojo maligno que se cargaba. Má le echó humo de cigarro quesque para que le llorara, después fuimos a viveros a comprar una planta que se le frota en el ojo, este es remedio de la abuela, y nomás para no dejar compramos unos chochitos homeopáticos para la tos, la gripa y para quitarle ese “aire”. La verdad es que nunca supimos que funcionó pero el chamaquito ya está muy bien del ojo aunque la tos aún no lo deja supongo esa tardará un ratito aún y la congestión ahí va cediendo. El fin de semana que pintaba nuevamente para andar de un lado a otro ahora fue un fin tranquilo, pero estuvo bien quedarnos en casa a descansar un rato para apapachar al fulanito y disfrutarlo.

Aunque el domingo no había caído en cuenta que navidad es ya este jueves y no teníamos ni un solo regalo, así que tapamos súper bien al fulanito y el domingo de quincena por la tarde nos lanzamos a buscar cosas…uff no está de más decir que había hartísima gente en todos lados, en todas las tiendas y Má, ell fulanito y yo nos “engentamos” más rápido de lo creímos, la verdad no fue buena idea salir en un dia tan complicado en vísperas de navidad, el chamaquito hizo berrinches por todo y en todos lados a grito pelado: en medio de la tienda, en medio de los pasillos, en la carriola…no encontramos lo que buscábamos y regresamos a casa como salimos: sin un solo regalo excepto para el fulanito quien fue el ganón y llegó repleto de juguetes. Así que prácticamente me quedan 3 días para saber qué regalar a quien, comprar dichos articulos, envolverlos y salir corriendo a saludar a los abuelos maternos para después ir a comer con los abuelos paternos y toda la familia correspondiente.

Esta será ya la segunda navidad del fulanito con nosotros. Ya está más grande y despierto listo para dar lata, tirar las esferas de los árboles y poder convivir más con tíos abuelos, tíos, primo y sobrinos, por cierto sabemos que le ira muy bien con los regalos. Mientras yo seguiré en mi búsqueda de presentes y esperamos que el fulanito mejore para estar al tiro en estos festejos donde conocerá y reconocerá a un chorro de gente.

viernes, 17 de diciembre de 2010

Medidas de prevención contra extravío y robo de infantes

Después de comentar sobre el porqué el uso del arnés, me puse a buscar sobre consejos que podemos seguir en todo momento con la finalidad de evitar que suceda cualquier accidente indeseado con el fulanito, no queremos que pase nada así que busque consejos y medidas de seguridad para evitar tan inimaginable asunto. Se que es tema horrible pero no por ello deja de ser importante y de gran relevancia sobre todo en la actualidad y con la inseguridad en la cual vivimos, además es importante recordar que en muchos casos el contar con información de manera oportuna puede evitar cualquier tipo de accidentes o eventos de los cuales podamos arrepentirnos.

Me puse a investigar respecto a la desaparición y robo de infantes y no sólo niños de la edad del fulanito están en riesgo, el perfil de personas que pueden perderse o ser arrebatados de su familia es el siguiente:

-Los niños menores de 5 años se pierden por descuido de sus padres o cuidadores.

-Los niños entre 6 y 12 años huyen por malos tratos en el hogar.

-Los jóvenes se ausentan por no tener buena comunicación y confianza con sus padres.

-La población rural se pierde cuando llega a la ciudad sin conocerla.

-Los ancianos que por sus trastornos en la salud, discapacidad física o accidentes, demencia senil o problemas familiares pierden la ubicación en su contexto.

-Los ancianos con discapacidad mental, que les impide tener juicio crítico para ubicar a su familia y domicilio.

Como medidas de prevención es importante tener en cuenta:

*Estar al pendiente de cualquier persona desconocida que ponga atención a los pequeños.

*Nunca suelte a sus hijos de la mano. Bastan 5 segundos para que lo tomen de la mano o la cintura y se los lleven.

*No permitir que sujetos extraños retraten a los niños.

*También se recomienda no dejar solos a los menores en los carros.

*Si tienes varios hijos, no salgas solo con ellos, siempre ve con alguien más para que te ayuden a cuidarlos.

*No dejes a tus pequeños al cuidado de personas desconocidas.

*A manera de precaución saca fotos de tus hijos cada mes ya que en caso de un robo o extravío se tendrán imágenes actuales de los pequeños.

*Nunca se acerque usted o su hijo a un vehículo que le pida algún dato, no le haga caso ni se acerque al automóvil, pues podría ser peligroso

*Enseñe al pequeño a nunca decir que está solo. Que los niños no contesten el teléfono, no abran la puerta ni tampoco hablen con personas desconocidas

*Siempre acuda por su hijo a la escuela aún cuando él no quiera.

*Inculque a sus hijos que no hablen con personas desconocidas.

*Por ningún motivo confié a su hijos a personas extrañas.

*No mande a sus hijos solos a la calle.

*Cuando una enfermera, trabajadora social o cualquier persona desconocida se presente en su casa, pídale que se identifique.

*Si va a algún centro recreativo, no pierda de vista a sus hijos.

*Enseñe a sus hijos su domicilio, teléfono, nombre completo y el de sus padres.

*Si se dedica al comercio, tenga mucho cuidado de las personas que lo rodean y no exponga a sus hijos al público. La mayoría de los niños robados son hijos de comerciantes.

*Si contrata una domestica, retrátela e investigue sus referencias.

Si desafortunadamente (ojalá nunca pase a nadie) sucede algo recuerda:

* Conservar un mechón de cabello y radiografías.

*Cuenta con fotografías recientes.

*Si te llegan a arrebatar a tu hijo, conserva la calma y recuerda cómo iba vestido.

*Mientras esté ocurriendo el incidente grita para pedir ayuda. Si logran quitártelo, grita que las personas que lo llevan no son sus padres.

*Difunde rápidamente fotos y características del menor.

En caso de accidente ¿a quién se puede acudir?

1. Fundación FIND de Niños Robados y Desaparecidos. Calle Ignacio Ramírez 834 Colonia Mezquitan Country teléfono de contacto 333 136 67 94. Guadalajara, Jalisco.

2. Asociación Mexicana de Niños Robados y Desaparecidos, A. C. Calle Santa Cruz n° 15 int. 1-c, Col. Portales, México, DF. Tel. 5674-7902.

3. Asociación Pro Recuperación De Niños Extraviados Ac (APRENEM), Valsequillo 23, Col. Nezahualcóyotl, Tel. 5558-4577.

4. Fundación Nacional de Investigaciones de Niños Robados Y Desaparecidos, I.A.P. Colima 128-3, Col. Roma. Delegación Cuauhtémoc, DF. Tel. 5760-8979.

Espero en verdad que nunca tengamos que pasar por una situación de este tipo con nadie en la familia o amigos, por ello es importante conocer información al respecto, estar bien alerta, pendiente y lo más importante es cuidar siempre a sus chamaquitos en todos lados y en todo momento.

Fuente: Fundación Nacional de Niños Robados y Desaparecidos FIND http://www.facebook.com/pages/fundacion-FIND/298915280260

jueves, 16 de diciembre de 2010

La paranoia de Má

Ahora con la euforia navideña y esas salidas a tiendas o al súper o a la búsqueda de regalos para la familia Má se ha puesto un poco paranoica con el fulanito, como que tanta gente hace que se ponga nerviosa y lo cuide más de lo normal sobre todo ahora que el fulanito ya no quiere estar en carriola y pretende caminar por toda la tienda o lugar a sus anchas sin importarle mucho la gente, el calor, las colas y como dice Má, el peligro…

Además desde que una mamá en la estimulación temprana le comentó a Má que llevaba a su niña y que un tipejo (por decir lo menos) se la quiso llevar prácticamente arrancándola de la carriola…andamos como más paranoicos, por fortuna no pasó nada ya que la niña iba bien amarrada y no se la pudo llevar, así que ahora la chamaquita es amarrada a la carriola y a parte a su mamá con un arnés… y la verdad no es para menos! Tan solo de pensar en la bola de emociones: coraje, desesperación, angustia, frustración etc., puedo decir que está del terror este asunto así cualquier medida extra de prevención y cuidado es bien recibida para evitar que sucedan este tipo de eventos que nadie le desea a ningún papá, mamá, tío, hermano, amigo o cualquier otra persona.

Y es que con tanta gente en todos lados las posibilidades de que el chamaco se nos pierda con el mínimo descuido aumentan, somos súper cuidadosos pero nunca está de más el tomar precauciones por si las dudas y más en esta época donde nos dejamos ir de compras a todos lados o donde siempre sale algo de último momento y tenemos que ir a algún lugar donde hay un chorro de gente.

Así que decidimos utilizar el arnés o correa de seguridad para el fulanito sin importarnos lo criticado que es, (por ahí se dice que uno trae al chamaco como mascota, o que de plano somos muy exagerados) pero la tranquilidad de tenerlo seguro siempre vale mucho más. Así que Má se lanzó a buscar la chiva esa y vio de todos tipos, formas, tamaños y colores y le convenció el que se amarra del pecho como si fuera un paracaídas, es de la marca Disney. Además de que el asunto este sirve para tres cosas: es una arnés de seguridad para tenerlo cerquita, lo ayuda a caminar cuando comienza con sus primeros pasos, que por cierto el fulanito ya no lo necesita para caminar, pero quiesabe si el perenganito lo aprovechará, y también puede ser utilizado sólo el listón sin el arnés para niños mucho más grandes.

Aún no lo usamos, no pensamos traer al fulanito pegado de esta manera con nosotros todo el tiempo todos los días, pero si salimos a algún lugar muy concurrido seguro será utilizado ya sea para que esté sujeto de manera extra a la carriola o de plano amarrado a nosotros, ni modos, en este momento la situación no deja otra opción más que tomar medidas para prevenir y luego no lamentar las cosas.

Nosotros se los recomendamos, en cuanto lo utilicemos les daremos testimonio de cómo se siente el fulanito y de que tanta seguridad nos puede dar la chiva esta…

miércoles, 15 de diciembre de 2010

Agenda llena

El fin de semana fueron días de mucho ajetreo para todos, pero más para el fulanito quien tuvo agenda llena. El sábado por la mañana mientras Má se fue a la universidad, el fulanito, sus abuelos y su tío salimos toda la mañana a ver unas cosas que queríamos comprar así que el fulanito anduvo de un lado para otro viendo cosas nuevas y coqueteando con las señoritas que nos atendieron. De plano mientras yo veía unas cosas con mi padre una demostradora se lo llevó así que su tío anduvo tras de ellos cuidando al chamaco. El fulanito les platicaba, señalaba y las mujeres quedaron encantadas, hasta fotos le sacaron! Lo malo fue que no conseguimos descuentos de nada ¡

Ya por la tarde esperamos a sus abuelos maternos para irnos a festejar a su bisabuela, quien cumplió 80 años, así que la festejamos en grande con toda la familia y hasta mariachi le llevaron, el fulanito no bailó con ellos pero si estuvo bien atento durante todo el “chow”. Eso sí, el chamaquito se dio vuelo jugando con dos de sus primos que aunque son más grandes que él no perdió oportunidad de perseguirlos y divertirse un buen rato.

Lo que estuvo padrísimo fue el descubrimiento del pasto por parte del fulanito, antes le picaba y no quería no sentarse pero este fin de semana, mientras sus primos corrían el chamaco se daba unos momentos para tocarlo, sonreír y después arrancarlo para guardarlo en un vaso que llevaba. El fulanito descubre, cada vez de manera diferente, la cantidad de cosas que lo rodean y es riquísimo que nos comparta la admiración y sorpresa que le causan esos descubrimientos.

Regresando a nuestra apretada agenda, ya por la noche llegaron a casa varios cuates para compartir un rato ya que la semana pasada hice mi examen de grado y por fin termine ciclo en la maestría, pero quien se llevó la noche de nuevo fue el fulanito. No sólo andaba con cuanta chava llegó, sino que además se la pasó de un lado para otro compartiéndole sus juguetes, echándose carcajada. Má y yo anduvimos también de un lado para otro así que de repente pedíamos ayuda con el fulanito mientras sacábamos cosas o servíamos algo, lo chistoso del asunto es que quien cuidaba al fulanito de repente se olvidaba que estaba ahí y lo dejaban hacer y deshacer y el chamaquito se aprovecho!

Y así hizo su propia fiesta en la mesa de las botanas. Sacaba las papas de un lado a otro o la echaba en el vaso más cercano, mezclaba los cacahuates enchilados con los salados y los revolvía bien bien con ambas manos, después se tallaba los ojos con las manos llenas de chile por los cacahuates, después de que se le pasaba el ardor de los cacahuates regresaba a darle en la boca papas a quien estuviera a su lado todo esto mientras platicaba … y así anduvo el chamaco en su fiesta privada. La loquera le duró hasta la 1 de la mañana que de plano Má se metió a dormirlo a como diera lugar porque ya andaba como borrachito impertinente por el sueño.

Al día siguiente tuvimos fiesta infantil, los hijos de mi primo cumplieron años y como viven en Mérida vienen aquí a festejarlo con toda la familia, así que los tres con todo y la cruda anduvimos en la fiesta de niños de un lado para otros hablando de chamacos mientras las niñas más pequeñas querían jugar con el fulanito como si fuera su muñeco, querían darle de comer y su mamila por lo que estaba esperando su turno para hacerlo…

De plano nos regresamos temprano a hacer super y descansar. El fulanito acabó rendido y durmió harto temprano después del buen ajetreo que nos echamos el fin de semana.

viernes, 10 de diciembre de 2010

Las mamilas…

Desde que el fulanito toma en mamila entonces nos dimos cuenta de todo los que nos ahorrábamos cuando Má le daba de comer, todo era más fácil ya que no cargábamos con mamilas, leche, agua, buscar donde calentar el biberón, etc, sólo salíamos Má, el fulanito, los pañales y yo.

Ahora que fulanito toma mamila uff, no sólo les cuento que se termina una lata de leche por semana, igual que los pañales solo que es más cara, mucho más cara y esa si no puede faltar en casa. El chamaquito de repente decidió que no quería más leche Má y en cuestión de una semana ya había dejado el pecho y agarrado la mamila sin problema a sus nueve meses de edad, él estaba listo para ello pero Má no…siempre dice que le costó mucho trabajo…y de ahí vino el testeo de hartas mamilas, de todas las marcas hasta que encontramos la que más le gustó al fulanito y nos acoplamos con ellas. Y al fulanito le encanta su leche, puede no comer pero no deja de tomar su mamila a menos que esté muy enfermo, haciendo cuentas se toma casi un litro diario lo mismo que yo.

Pero de lo que nunca hemos hablado es del lavado de mamilas…nos la pasamos lavando mamilas todo el día, con cuatro de ley más aquellas que se utilicen para tomar agua durante todo el día, la que se usa para la hora de la comida y si al chamaquito se le antoja tomar de otro de sus vasitos pues también se cuenta…la lavada y esterilizada de mamilas es una rutina diaria que si se deja de hacer…para que les cuento! lo que es lavar lo doble al día siguiente, uno se la pasa lavando mamilas.

Es una bronca la lavada y si en algo somos meticulosos es en eso precisamente y no todos los cepillos nos han servido, hemos comprado como cuatro y se acaban de volada, o no hacen espuma o sólo rayan las mamilas, no alcanzan a limpiar todo el chupón, o que si la leche se queda pegada, que si la esponja no cabe, etc.. Pero por ahí encontramos un cepillo Infanti que hasta se pega en el mosaico y no se nos pierde, resultó muy útil e incluso trae un cepillo más chiquito para lavar los chupones que se guarda en la base del cepillo grande.

sigue esterilizando todas las mamilas, yo digo que ya no sirve para nada porque el chamaquito ya está más que curtido y le encanta por ejemplo, chupar la suela de sus zapatos, chupa el piso y prácticamente muerde cualquier cosa que se encuentre, es prácticamente imposible evitar que se meta cosas sucias a la boca, así que mejor dejamos que genere anticuerpos, pero la rutina e lavado u esterilizado sigue siendo un requisito en casa.

Por otro lado el fulanito comienza a pedir agua en vaso normal de vidrio…sólo en ese y el vaso sólo puede ser utilizado para tomar agua o jugo, para soplarle o para darle vueltas pero la leche, la leche sólo se toma en mamila, esa no puede tomarse en vaso, ni en vaso entrenador ni en vaso con popote…sólo mamila. Así que el fulanito nos manda el mensaje de que durará un rato más tomando “bibis” y nosotros seguiremos lavando mamilas por algún tiempo.

jueves, 9 de diciembre de 2010

Ash, allá!

Todos los días a todas horas al fulanito le repetimos el nombre de todo con la finalidad de que vaya registrando e identificando los conceptos y sepa como se llaman las cosas. Creemos que en algún momento de su vida le será útil y podrá hacer uso de todo ese vocabulario que va registrando, a menos que lo sobrecarguemos de información y el pobre fulanito de plano esté saturado y no nos pele cuando queremos enseñarle como se llama un nuevo objeto.

Y creo que sí funciona este asunto, el fulanito ahí la lleva poco a poco con las palabras, ya dice papá perfecto, de repente dice mamá o mapa o pero ya se dirige a Má, o sea que ya identifica la palabra con el objeto. También sigue con sus pláticas eternas en sus propias palabras y ruidios sobre quien sabe que tanta cosa.

Pero ya nos dimos cuenta que es flojo para hablar porque toda la familia lo tenemos re-consentido, sólo estira la manita o puja y ya tiene frente a él lo que quiere así que ni se esfuerza para conseguir algo, simplemente sus deseos ¡son órdenes! Y nos dimos cuenta de esto porque el sábado que fuimos a comer con mis papás, mientras platicábamos sobre los planes para las fiestas decembrinas el fulanito quería algo y lo pedía insistentemente con pujiditos mientras extendía el dedo y señalaba ese objeto del deseo, pero como estábamos tan metidos en la plática nadie le supo dar exactamente lo que quería hasta que el chamaquito se deseperó, grito con fuerza y más coraje que nada: agua entonces nos quedamos en silencio ante la palabra pronunciada con tanta energía en el momento menos esperado. Su abuela, osea mi Má, le dio un traguito porque el joven no quiere de su vaso con popote, ya quiere tomar agua de un vaso normal, mientras todos le festejamos mucho el escuchar así una de sus primeras palabras.

Después seguimos en nuestra planeada de fiestas decembrinas, el fulanito no tardó nada en pedir algo más, ahora sólo decía “allá, allá, allá, allá” y señalaba, nosotros le arrimábamos lo que podíamos pero el fulanito lo manoteaba y me volteaba a ver como diciéndome ah porque no entienden y me dan lo que quiero… pero nadie en la mesa sabíamos que era eso que estaba allá. El fulanito se desesperó, pegaba su cabeza contra la mesa mientras seguía gritando y señalando… nunca supimos que quería, el pobre chamaco sólo pudo voltear a verme con su cara de desaprobación, se quedó con ganas de agarrar esa cosa. El pobre no podía creer que no lo entendiéramos… si hubieran visto su cara sabrían perfecto de lo que les digo.

Y así poco a poco el fulanito va nombrando cosas, sobre todo cuando le es sumamente necesario y nadie le da las cosas al primer ruidito que haga. Má y yo decidimos ponérsela un poquito más difícil para estimularlo a que hable, no le daremos todo a la primera, espero eso funcione, le quite esa flojera pro hablar y sienta ahora sí la necesidad de comunicarse a través del lenguaje, porque de que se da a entenderlo hace re-bien muy a su manera con señas o pujidos o llanto pero casi siempre obtiene lo que quiere.

martes, 7 de diciembre de 2010

Escenitas...

El fulanito se ha vuelto medio berrinches, más que querer “tomarnos la medida” nos damos cuenta que es porque vive una gran frustración cuando le prohibimos hacer algo que en ese momento es lo más importante del mundo para él. Así que ahora le ha dado por hacernos tremendos panchos que bueno….se avienta al piso, manotea, grita y de plano se pode a dar vueltas de un lado para otro esperando le demos aquello que quiere… pero en verdad que hay cosas que no podemos darle o permitirle por seguridad.

De plano Má y yo lo dejamos que haga su relajo solito siempre supervisando que no se vaya a lastimar, cuando al fulanito se le olvida porque estaba enojado regresa con nosotros como si nada hubiera pasado. Según esto el fulanito ya sabe perfectamente lo que significa "no" e incluso, si quiere porque el chamaco es bien necio, puede cooperar con nosotros, sin embargo aun no está listo para manejar el enojo y la frustración cuando un adulto no coopera con él, no comprende las razones de esa emoción y el porqué no hacer las cosas que quiere hacer.

El evitar que el chamaquito haga berrinche suele ser algo que nosotros e incluso él mismo no puede controlar, la frustración y enojo son emociones que aun no sabe cómo manejarlas e instintivamente el berrinche hace acto de presencia… ahora al chamaco la ha dado por hacer una escenita por cualquier cosa, que a lo mejor para nosotros es insignificante pero para él es lo más importante del mundo. Es complicado pero en lo que el fulanito aprende a manejar sus emociones y a entender razones es importante evitar que pueda lastimarse, encontré en por ahí en una de tantas páginas unos consejos para sobrellevar estas embarazosas escenas:

No intentes discutir. Mientras la rabieta dura, el chamaco no te pondrá atención, mejor espera a que termine y después podrás explicarle lo que quieras.

No le grites. La rabia y el enojo suelen ser contagiosos y puede ser que uno acabe enojado junto con el chamaco, es importante no formar parte del berrinche, si uno lo hace probablemente lo prolongarás ya que cuando se calme se dará cuenta del tono enojado de tu voz y comenzará de nuevo.

No dar ninguna recompensa ni ningún castigo por una rabieta. El chamaco debe de entender que un berrinche no cambia las cosas, ni a favor ni en contra, así que uno debe de mantenerse firme y si decidimos que el vaso de vidrio es peligroso y no se lo prestamos porque lo puede tirar, mantén tu palabra antes, durante y después del berrinche, así no podrá asociar ese comportamiento con obtener lo que desea.

No dejes que las rabietas en público te hagan sentir mal. Muchos le tememos a los berrinches en público, la gente suele juzgar y criticar pero la realidad es que uno no sabe realmente del asunto hasta que lo vive. No dejes que tu chamaco sienta esta preocupación. Si dudas en llevarlo algún lado para evitar que tenga una rabieta porque quiere dulces, o si lo tratas de forma extra cuidadosa cuando hay visitas por si el trato ordinario provoca una explosión, se dará cuenta de lo que está pasando. Una vez que tu chamaco se dé cuenta de que sus enojos genuinamente incontrolables tienen un efecto en tu comportamiento hacia él, es probable que aprenda a usarlos y entre en un estado de rabietas semi-deliberadas típicas de niños de cuatro años cuyas rabietas no se han manejado con eficacia.

Podemos dar todo tipo de tips y consejos e igual a la mera hora a uno se le olvida que hacer y el instinto siempre gana, lo que sí es un hecho y lo veo con el fulanito es que es bien difícil ser un bebé que no sabe qué hacer con ese tipo de emociones. También es difícil ser papá y no saber cómo responder ante esta situación… lo que si estoy seguro es que quiero que el fulanito esté bien y siempre trataré de hacerle más llevadero este asunto de crecer, conocerse e interactuar son su medio y emociones.

viernes, 3 de diciembre de 2010

Anda desatado!!!

El fulanito anda desatado, no se si coincidió con que su Pá se fue y yo tuve que trabajar toda la semana, el chamaco se sintió abandonado y se enojó con nosotros o sólo su curiosidad ha aumentado, pero de que ha hecho más maldades y está más berrinchudo que de costumbre, lo está.

De repente se enoja, grita, manotea y no me deja cargarlo, pero cuando ve que mi mamá, o sea su abuela llega, no se quiere separar de mi, como que presiente que ya me voy y no quiere que lo deje. Por supuesto el corazón se me hace chiquito y hasta cierto punto es normal, pero nunca me lo había hecho.

Quedarme con el fulanito me obliga a organizarme como Dios me de a entender, así por ejemplo bañarme es un relajo si no aprovecho cuando duerme ya es más complicado hacerlo. De plano me lo meto con sus juguetes y mientras él se distrae yo me baño en 5 minutos. Resulta que hoy el fulanito estuvo en especial activo, no quiso jugar con sus juguetes y se fue directo hacia el papel de baño…mientras me bañaba no lo escuchaba, tan sólo lo veía sentadito lo cual en sí ya es raro, cuando voltea me doy cuenta que el fulanito ya había acabado de deshacer el rollo de papel mientras hacia como que se sonaba…, se sonaba y jalaba papel, se volvía a sonar y jalaba de nuevo otro tanto y así hasta que se lo acabó todo quitándose un par de moquitos.… y yo en la regadera sin poder hacer nada…

Ya que salí y recogí el relajo me voy dando cuenta que el susodicho ya había abierto uno de los cajones y estaba sacado todos los cotonetes de su cajita, se metía uno a la boca, lo chupaba y lo aventaba, y luego otro, y otro, y otro…hasta que terminé con su diversión…

Así nada más anda viendo que se inventa, que saca, que chupa, que avienta… es padre que tenga tanta curiosidad pero también es bien, bien cansado y a veces reta mi paciencia…pero por suerte me gana su sonrisa de felicidad y puedo ponerme a jugar con él, aunque después tenga que levantar todo el tiradero…

jueves, 2 de diciembre de 2010

¿dónde anda fulanito?

Al fulanito le gusta muchísimo la pecera de su tío materno, le llama la atención la luz y los colores, tanto que de plano no se despega de ahí. Mientras está paradito viéndolos les baila, les habla y cuando la emoción le gana le da unos buenos manotazos a la pecera acabando así con la tranquilidad de los dos pobres peces que se mueven para todos lados tratando de evitar las vibraciones.

Pues ayer estábamos en casa de mi mamá poniéndonos las dos al día con los chismes de todo tipo mientras el fulanito se quedó muy tranquilo jugando con el Poncho en uno de los cuartos. Salí un momento para terminar de darle el chisme completo a mi madre sobre algo y vi como el fulanito gateó al cuarto de al lado para ir a ver la pecera. Al terminar de dar mi parte correspondiente fui a buscar a mi chamaco y no lo encontré junto a la pecera como esperaba, entonces me regresé con el poncho y tampoco lo encontré…creí que a lo mejor se podía haber metido en el cuarto de mis padres y me enfilé hacia allá…¡y nada! Tampoco estaba ahí.

Aquí comprobé lo rápido que trabaja nuestra mente, porque pensé todo al mismo tiempo: me reproché por haberlo dejado unos minuto, creí que a lo mejor no había buscado bien, pensé en los lugares en los que podría haberse metido jugando a las escondidas, mientras el corazón me saltaba pensando que podría haberse atorado en algún lado, a la vez tratada de calmarme para seguir pensando en donde buscar, mi reacción fue andar de un lado a otro llamándolo esperando su respuesta y trataba de estar tranquila mientras me seguía reprochando.

Después volví a recorrer los cuartos pero esta vez me metí decidida a encontrarlo a como diera lugar buscando hasta por debajo de las camas, era absurdo que se me perdiera en un departamento tan pequeño pero los niños se meten en los lugares menos esperados. Entré el cuarto con el poncho y nada, me metí al cuarto de la pecera caminé un par de pasos y en eso escuché una risita explotadora con un gritito de felicidad…el chamaco este andaba moviéndole a la válvula del oxigeno de los peces, pero como sabe perfecto que esa travesura está prohibida por la abuela, se metió en la esquina del cuarto bien pegado a la pared sin hacer ruido, el lugar perfecto porque la pecera lo tapa y es imposible verlo.

Al final me dio tanta risa de tan solo imaginármelo ahí paradito, quietecito todo en silencio disfrutando la movida del cierre del oxigeno a los peces y esperando no ser descubierto … lo abracé fuerte mientras él seguía riéndo y disfrutando su travesura.

Pues así viví la primera experiencia de muchas escondidas que vendrán de este chamaco… Mi corazón descansó pero también me di cuenta de lo paranoicas que podemos ser las mamás en estos casos, sin duda el fulanito disfrutó mucho y yo anduve como loca unos minutitos buscándolo por todos lados como dice mi madre: con el alma en un hilo…

martes, 30 de noviembre de 2010

Probando probando…

Pá salió de viaje durante toda esta semana, anda en Guadalajara de un lado para otro prácticamente sin salir del hotel, pero eso sí, por ubicación geográfica ya nos contó que anda echándose sus tequilitas.

Así que ahora me tocará a mi escribir un par de cosa por acá. Les cuento, que influenciados por Pá y su afición al uso de la tecnología, anoche el fulanito y yo tuvimos nuestra primera videollamada con él. Pensé que sería más sencillo pero el fulanito no se queda quieto ni un segundo y le encanta estarle apachurrando las teclas de la computadora, así que al principio mientras le media al teclado pudo estar tranquilo frente a la maquina mientras Pá y yo hablábamos, pero nomás nos distrajimos un poquito y el fulanito comenzó a moverle a todo, tengo que decirles que el chamaco goza de una particular fascinación por apachurrar las teclas aunque también le gusta poner su dedito en el mouse pad y moverlo sólo que los cambios en la pantalla nos los percibe de igual manera y prefiere regresar a apachurrar las teclas.

Y pues así medio hablamos con Pá, mientras él nos contaba cómo le fue en sus presentaciones del día, fulanito gritaba exigiendo alcanzar la computadora. Para que Pá pudiera verlo lo deje jugar un rato, pero cuando de plano me abrió cantidad de ventas tuve que alejarlo… y aquí vino lo bueno, el fulanito se lució y se puso a hacer berrinche: se tiró al piso, pataleó y manoteó…

Después de semejante escena y del regaño correspondiente hecho a distancia, el fulanito decidió no pelarnos y de plano se fue a jugar con sus juguetes a mi me interesaba que hablara con Pá o al menos que lo escuchará así que me fui a su cuarto, puse la compu en el librero y medio lo distraje para que se asomara y la cámara pudiera tomarlo…nosotros no pudimos ver a Pá, pero él si nos vio (y con una definición pésima, según dijo como buen critico de las tecnología) al fulanito.

Al final nuestra “videoconferencia” fue un éxito, algo atropellada, con uno que otro llanto por ahí pero al final fulanito se puso a contar quiensabe que tanta cosa durante un ratito. Mientras yo me ponía al corriente con Pá podíamos escuchar al fulanito por atrás diciendo papapapapapapa o su blable bli o de plano gritando a todo lo que da para pedir algún juguete. Ah los ruidos del bebe en casa son una maravilla….

También pensé, cuando era niña me imaginaba en que llegara el momento de hablar por teléfono y ver a la otra persona como si fuera una tele…(jaja mi explicación de viejita) y ahora un par de años después lo estoy haciendo con mi fulanito en brazos para compartir un rato con Pá que anda lejos…¿qué le tocará ver al fulanito en unos años , autos volando como le dice el abuelo paterno?

Esperamos que Pá regrese pronto, es raro no tenerlo en casa y se que fulanito lo extraña, lo al señala en cuanta foto se le cruza o de plano lo busca en el álbum de fotos, también extraño harto su ayuda para cuidar chamaco…

viernes, 26 de noviembre de 2010

¿Quien ta´ malito?

El fulanito se nos puso mal ayer, tuvo temperatura todo el día y parte de la noche. Nunca supimos que fue lo la ocasionó pero nos costó mucho trabajo estabilizarlo. De plano el pediatra recetó dos medicamentos diferentes para normalizarlo y el fulanito se la pasó más que dopado, durmiendo casi todo el día. Lo que más buscó fue un apapacho…mi chamaquito andaba bien “pachicho”, con ojos vidriosos y le costaba mucho trabajo moverse. Yo creo que por eso la abuela materna nos decía que la temperatura era porque le estaban creciendo los huesos…tsabe…

Nos preocupamos mucho porque sabemos que si la fiebre no se atiende a tiempo puede causar consecuencias graves como, sin querer ser alarmista, las convulsiones, la meningitis y en casos muy muy extremos daño cerebral e incluso la muerte, por eso es bien importante atenderlo lo antes posible aunque no parezca ser algo serio. No sabemos porque de un día para otro el chamaco presentó temperatura, pero al parecer sucede frecuentemente entre los niños y puede ser causada por una enfermedad viral que se cura espontáneamente en 2 ó 3 días y muchas veces es por la acción de las defensas del organismo, o los dientes o un simple resfrío o quien sabe porque pero lo mejor es consultar al pediatra lo antes posible.

Sentimos re-feo verlo así, el fulanito no sabía que le pasaba y cuando podía se quejaba, o medio pujaba o de plano si tenía las fuerzas intentaba parase a caminar un ratito…pero sus ánimos no mejoraron hasta hoy por la mañana. Lo que mejor pudimos hacer fue darle su medicamento y apapacharlo muchísimo, ofrecerla agua y leche todo el tiempo para que no se deshidratara y tratar de hacerlo sentir tranquilo y bien apapachado. El masaje en todo el cuerpo ayudó a relajarlo y hacerle más llevadero todo el asunto.

Creemos que debido al cansancio y a tanta medicina, el fulanito hizo lo que nunca en la vida, habló dormido, se reía, medio gritaba…como que andaba en su viaje con tanta droga…pero durmió muy bien aunque nosotros no tanto ya que el pediatra nos recomendó que cada tres horas monitoreáramos la temperatura y estar muy al pendientes por si subía.

El chamaquito amaneció mucho mejor, ya con 36° de temperatura y con mejor carita, sus ojitos ya no están vidriosos y medio se puso a jugar, así que esperamos vaya mejorando durante el transcurso del día aunque anda de muy muy mal humor. Grita, llora si no lo dejamos hacer lo que quiere, patea sus juguetes, da manotazos y se la pasa quejándose…seguramente se sigue sintiendo mal y es la única manera en que puede expresarlo…Esperamos mañana esté mejor, por lo pronto seguimos con cuidados y apapachos para el que fulanito salga lo antes posible de este bache…

miércoles, 24 de noviembre de 2010

El fulanito y poncho…

El domingo estuvimos con los abuelos maternos del fulanito. Al chamaquito le encanta ir porque juega con “el poncho” un schnauzer que fue de su Má y cuando nos fuimos a vivir juntos se quedó con sus papás, o más bien no nos lo dejaron traer porque es como un hijo más para ellos e incluso los abuelos dicen que poncho es el primer nieto…o sea es como el hermano del fulanito.

Desde que el chamaquito estaba en la panza de su Má, el poncho se acostaba junto a ella y era bien cuidadoso de no aplastarla, tenemos la teoría de que desde entonces cuidaba, olía y escuchaba al fulanito así que cuando nació no le fue indiferente y buscaba acostarse junto a él para darse sus “toques de bebé”: metía la cabeza bajo la cobija del fulanito y se queda dormido junto a él mientras se daba sus toques de olor…

Al poncho nunca le gustaron los niños, alguna vez que lo llevamos a la playa unos cuatro escuincles lo agarraron cada uno de las patitas y lo mecían, desde entonces pocas veces dejaba que se le acercaran. Contrario a lo que muchos pueden pensar el poncho tiene toda paciencia del mundo con el fulanito y hasta deja que le jale las orejas. Nosotros le tenemos toda la confianza del mundo, eso sí, estamos enseñándole al chamaco que respete cuando come y duerme, es importante que el fulanito también le de su espacio.

Este fulanito se pone como loco cuando lo ve. Según él lo imita y hace un ruidito bien agudo simulando el ladrido que le da el poncho justo cuando lo recibe en casa. Y entonces comienza la aventura para el poncho, no tanto para el fulanito que no deja de andar tras de él. El chamaquito gatea, camina, se agarra de los muebles o ve como le hace pero no deja de andar tras el pobre perro, cuando lo alcanza le gusta darle palmaditas en el lomo pero la mayoría de las veces la ansiedad le gana y esas palmaditas se convierten en buenos trancacitos que obligan al poncho a huir a donde el chamaco no lo alcanza: a la cama de los abuelos.

Al poncho le gusta mucho tomar el sol en su camita, y es justo aquí cuando el fulanito aprovecha la oportunidad y se va a acostar con él, ahí están los dos haciéndose cariñitos mientras toman el sol. Es padrísimo ver como el fulanito disfruta estar con poncho, la cara se le ilumina y tiene una sonrisa de oreja a oreja, lo abraza, lo persigue, le grita, le jala las orejas y hasta le da sus huesitos en la boca para que se los coma…le da besitos y varios abrazos. También hace mucho ejercicio porque no para un minuto y se la pasa persiguiéndolo así que es seguro que el día en que el fulanito visita a sus abuelos caerá rendido y dormirá de corrido toda la noche.

Hemos leído sobre las ventajas de tener una mascota en casa, esto ayuda un chorro a los niños. Unas de las ventajas son:

-Una mascota ayuda en la madurez, fomenta la disciplina, organización y la paciencia del niño porque le enseña el valor de adquirir un compromiso al aprender a no molestarlo mientras come o duerme, a limpiar la caja o el plato de la comida y a tratarlo con cuidado. Es indispensable la ayuda de sus padres al informarlo sobre los cuidados que necesita.

-El cuidado de otro ser le enseña a comprender las necesidades de los demás por lo que en su relación con la mascota, los chamacos tienen la posibilidad de expresar sus sentimientos y desarrollar empatía.
- Las mascotas ayudan a que los chamaquitos pierdan el miedo a caminar, es común que el niño se suelte y dé sus primeros pasos al intentar alcanzar a la mascota de la familia.

-El desarrollo motriz se produce rápidamente cuando hay un animal en la casa. Jugar con el perro por ejemplo, implica la incorporación de movimientos motrices como agarrar y tirar una pelota, correr o saltar.

-Criar un animalito ofrece también la posibilidad de aprender sobre el nacimiento, el desarrollo y la muerte.
-
Las mascotas satisfacen el deseo de independencia y de apoyo de los más pequeños.

-El chamaquito aprenderá a ofrecer ayuda y protección a su animal.

- El relacionarse con un animal que ladra y gruñe, en lugar de hablar, constituye una forma de asimilar las reglas de la comunicación no verbal y desarrolla la capacidad de intuición en los niños.

Según esto, los biólogos Miho Nagasawa y Takefumi Kikusui, de la Universidad de Azuba de Japón, sostienen que “al jugar con sus mascotas las personas sufren en su interior un estallido de una hormona asociada con el instinto maternal, el enamoramiento y el placer. Se trata de la oxitocina, conocida también como la "droga del amor", que disminuye el estrés, combate la depresión e influye en la construcción de la confianza entre las personas

O sea que como quiera que lo veamos, el fulanito es feliz cuando convive con el poncho…estamos esperando a que crezca un poquito más y considerar la llegada de hermanito(a) para considerar en regalarle un perrito, estoy seguro lo disfrutará mucho…

Fuentes

Beneficios de la relación entre niños y mascotas:

http://www.suite101.net/content/los-nios-y-las-mascotas-a2440#ixzz16DJ1Wbka

http://www.cosasdebebes.com/ventajas-de-las-mascotas-para-los-ninos/

http://www.mascotas.org/mascotas/las_mascotas_y_los_ninos.html

lunes, 22 de noviembre de 2010

Con harto ritmo…

Al fulanito le gusta bailar un chorro y prácticamente lo hace con cualquier tipo de música o cualquier artefacto o cosa que haga ruido y a él le suene a que se puede bailar. Desde siempre la lavadora ha sido el top de toda la música o ruido que lo haga a bailo anime pero también hay otros artefactos que tienen el valor agregado de amenizarle el rato al fulanito y ponerlo a que mueva su cuerpecito al escucharlos. En la cocina por ejemplo, después de perderle el miedo a la licuadora, en cuanto comienza a sonar ese aparato el fulanito se prende, nos pide que lo carguemos entonces mueve sus pompis de adelante hacia atrás al ritmo del aparato y lo mismo sucede con la secadora de ropa y a veces el refri, bueno el fulanito baila hasta con el ruido que produce la carne mientras se fríe…

Le gusta mucho. Podemos estar en cualquier lugar comiendo o entrar a alguna tienda y el fulanito mueve sus husesitos con cualquier tipo de música que escuche: punchis punchis, guapachosa, norteña, etc…. tengo que admitirlo, se ve tan lindo que de plano no pelo la música de fondo, lo bueno es que el no es tan payasito como yo y baila de todo, desde los tigres del norte hasta pearl jam. Muy a mi pesar, una de sus canciones favoritas es la de la novela de Teresa, de Gloria Trevi… sabrá porque pero son de esas cosas en donde los niños me hacen recordar que no tienen prejuicio alguno y tan sólo disfrutan lo que perciben y la forma en cómo sienten los estímulos que le llegan de todos lados. Y no me encanta la canción esa pero el chamaquito se mueve tan lindo y se prende todo que ya la puedo escuchar disfrutándola mientras el fulano baila.

Pero ahora sacó ya otra modalidad de baile. El sábado mientras cenábamos con mis papás el fulanito se fue a caminar con su abuelo y cuando escuchó una canción de Madonna, el chamaco se paró en seco y comenzó a hacer flexiones, como si fueran sentadillas una y otra vez mientras movía la cabeza de un adelante hacia atrás…su nuevo paso de baile!

El fulanito baila en el coche, en la casa, en los centros comerciales, en la cocina, mientras se baña o ve la tele, lo hace prácticamente en todos lados y deseo que no pierda esa costumbre y siga disfrutando de la vida tanto como lo hace hasta ahora.

jueves, 18 de noviembre de 2010

¡A hablar!

Justo ahora que el fulanito dijo su primera palabra, una amiga m hizo llegar un artículo sobre la adquisición del lenguaje en los bebés. Generalmente los bebés lleven su ritmo y poco a poco irán desarrollando las habilidades de acuerdo a su edad ya sea un poquito antes o un poquito después de lo que dicen los libros o artículos. El fulanito no ha sido la excepción y ahí la lleva muy bien a su paso, por ello es importante estar al tanto de lo que se supone que cada niño debe de hacer a su edad, de esta manera podemos ir vigilando de cerca no sólo su crecimiento, sino que su desarrollo sea el correcto y detectar tempranamente posibles problemas al respecto.

Les comparto el artículo que me mandaron sobre la adquisición del lenguaje, es interesente saber como podemos estimular a nuestros chaamcos para que aprendan a hablar y pueda comunicarse.


La Estimulación del Lenguaje

Uno de los momentos que más emociona a los padres es cuando su hijo comienza a hablar. Las primeras palabras son registradas, festejadas con mucha alegría y se convierten en motivo de anécdotas familiares, además de ser recordadas siempre por todas las mamás.

Alrededor del año casi todos los bebés ya han emitido sus primeras palabras, aunque algunas no son reconocidas por los demás como tales, casi siempre los padres sí las entienden. Desde que nace, el bebé reconoce la voz humana y el lenguaje -no necesariamente la lengua materna, sino cualquier lengua humana- y sabe diferenciarlo de otros ruidos. También las mamás, desde el nacimiento, ya han encontrado una forma de hablar con el bebé, con lo cual la estimulación para la expresión del lenguaje ya ha comenzado, aunque por supuesto esto no depende sólo de que la mamá le hable.

El niño comienza a aprender primero el lenguaje receptivo (comprende lo que le dicen) y luego a dominar el lenguaje expresivo (habla). De todas formas, cuando un niño comienza a hablar, el incremento en los dos tipos de lenguaje es progresivo y sustancial a partir de sus primeras palabras.

Las investigaciones realizadas en niños (a través de encuestas) acerca de la adquisición de las primeras palabras, demuestran que éstas comienzan a expresarse entre los 9 meses y el año de edad y se ha calculado que en promedio, un niño de 15 meses emite alrededor de 10 palabras, mientras que alrededor del mes 20 ya está en condiciones de expresar más de 50. Por lo general, hay un súbito incremento en la tasa de adquisición de nuevas palabras durante el segundo año de vida, ya que en cuanto se adquiere una cantidad de 20 a 40 palabras, la tasa de adquisición comienza a acelerarse y en dos o tres semanas el chico adquiere ocho o más palabras por semana.

Pero mientras se espera el momento en que se produzca la gran expansión del lenguaje expresivo -alrededor del año y medio- hay muchas formas de colaborar con este desarrollo: Escucharlo es muy importante. Aun cuando no se entienda lo que dice, responderle le da confianza en su dominio del lenguaje y lo estimula a hablar más. Contestar: “¿en serio?” o “qué interesante” puede ser una buena estrategia, lo mismo que continuar la conversación haciendo preguntas sobre la base de lo que él dice.

Nombrar los objetos. El niño tiene que conocer los objetos que lo rodean, comprender cómo funcionan (relaciones de causa y efecto) para poder expresarse. Por eso, diariamente, se le deben nombrar los elementos que utilice y resulten más familiares al bebé y explicarle cómo funcionan, por ejemplo, cómo se prende o apaga la luz, o cómo se cierra la puerta. Repetir las ideas utilizando expresiones más sencillas. La mamá puede hablar normalmente y luego repetir lo mismo, pero utilizando expresiones que el niño comprenda más claramente y haciendo hincapié en las palabras clave para su comprensión. Por ejemplo, decir: “Vamos a ir a pasear a la plaza” y luego: “Tomás y mamá, vamos a la plaza”.

Hablarle y explicarle cosas acerca de lo que lo rodea. Hablar con el niño en todo momento y explicarle lo que está haciendo: por qué se lo viste de esa manera, qué color de remera le gusta a la mamá, por qué van a ir al supermercado, quién maneja el auto, etcétera. Seguramente entenderá mucho más de lo que habla, pero la emisión de palabras sólo será cuestión de tiempo.

Tratar de que conteste. Repetirle preguntas sólo para tener el placer de escuchar sus respuestas es parte de la rutina de juegos de casi cualquier chico que ya comienza a hablar. Por ejemplo: “¿cómo se llama tu muñeca?” o “¿cómo hace la vaca?”, lo hará practicar las palabras que ya conoce. Que el bebé le responda a quien le hable con gestos o sonidos también vale, lo importante es mantener la interacción.

No hablarle en media lengua. Si se quiere que el niño se familiarice con el lenguaje adulto, éste es el que hay que utilizar con él. Desde el nacimiento, el niño ha estado expuesto al lenguaje adulto, así que él sabe perfectamente cómo se pronuncia cada palabra -una de las pruebas de esto es que comprende muchas cosas aunque no se le hable en media lengua- y también es consciente de que su propia pronunciación dista de la del lenguaje adulto.

Leerle libros cortos y contarle historias sencillas. Esto incrementará el vocabulario del bebé y su comprensión del contexto –o del mundo-, lo que lo animará a hablar. Si todavía no resiste la lectura de una historia, explicarle las láminas y los personajes que en ellas aparecen.

Ayudarlo a hablar bien, sin corregirlo. Casi ningún chico de esta edad pronuncia correctamente. Si se lo quiere ayudar a hablar bien, repetir en forma correcta lo que él diga en media lengua, pero no decirle “no se dice así, sino…”. Las correcciones excesivas pueden desalentarlo a hablar. Por ejemplo, la pronunciación de todas las consonantes no será correcta hasta dentro de unos pocos años, así que no hay que esmerarse en demasía en este punto.

Esperar que complete las canciones y rimas que ya conoce. Por ejemplo, hacer una pausa antes de la última palabra de una frase de una canción conocida por él y mirarlo como esperando la respuesta de su parte. Si ésta no llega, la puede completar el adulto, pero no pasará mucho tiempo antes de que el niño participe de este juego. Y pronto sorprenderá a todos diciendo más de una de las palabras de la canción.

Darle órdenes sencillas de realizar. Como por ejemplo: “alcanzame el osito” o “decile chau a la abuela”. Esto incrementa su comprensión del lenguaje.

Para incrementar la socialización del bebé, la mamá misma debe ser sociable. La mayoría de los chicos gusta de imitar a sus padres o conducirse como ellos mismos lo hacen. Así que si quiere que el bebé diga “gracias”o “por favor”, debe acompañar sus órdenes y respuestas de estas palabras.

¿Cuándo el hecho de que los chicos no hablen debiera ser motivo de preocupación? Una forma de detectar problemas de audición -que traen como consecuencia problemas en la expresión del lenguaje- es ver cómo reaccionan a un ruido fuerte, como un portazo o cuando se prende con el volumen alto el televisor. En cambio, si se entiende con todo el mundo a pesar de no emitir palabra, no hay por qué preocuparse: la emisión de palabras sólo llevará un poco más de tiempo y probablemente su desarrollo del lenguaje sea luego más perfecto y rápido que el de un bebé que empezó antes a hablar: hay chicos que comienzan a hablar más tarde o que se saltean la etapa de la media lengua, pero que luego pronuncian más correctamente e incrementan en mayor medida el número de palabras que los chicos que tuvieron un desarrollo del lenguaje más progresivo y en etapas más tempranas. Pero si junto al escaso o nulo desarrollo del lenguaje, también se advierte poca socialización o retraso motriz, conviene consultar al pediatra, que sabrá dar el mejor consejo.

Fuente: http://www.materna.com.ar