viernes, 28 de enero de 2011

El agua….

El fulanito está como vuelto loco con el agua. La descubrió y ahora no hace más que buscar la manera de estar en contacto con ella, de plano va por nosotros, nos toma de la mano y nos encamina ya sea al baño o a la cocina y mientras señala la llave del agua se cuelga de una de nuestras pierna como queriéndonos escalar para que lo carguemos y le lavemos las manos. Eso es todo lo que quiere en este momento: jugar con el agua.

Incluso ha encontrado varias maneras de lograrlo. Una de ellas es ir con un vaso y pedirnos que se lo llenemos con agua, basta con que el fulanito lo sienta mojado para quedar contento y pasearse por todos lados con el vaso en la mano pero si éste se seca entonces corre a patear la puerta del baño para exigir que le pongamos más. Ahí aprovecha y mete el cepillo de dientes y se “lava” la boca pero cuando se aburre se pone a lavar sus pelotas…todas y una por una pero antes de ello va a la cocina por la toalla que tiene Má colgada en la estufa, se sienta frente a la tele y comienza con la lavadera: mete la pelota en el vaso, la saca, hace como que la seca y la avienta y así consecutivamente hasta que las pelotas se le terminan.

Cuando no queremos ponerle agua en su vasito el fulanito se las arregla y va por alguno de sus termos o mamilas, las voltea y busca la manera de sacarle el preciado líquido… entonces comienza con el tiradero de agua por todos lados porque lo derrama sobre el objeto que en ese momento quiere lavar o simplemente lo echa sobre cualquier superficie, eso sí, muy acomedido el chamaco siempre se va por la toalla a la cocina para “limpiar” el desastre que hizo.

Según me cuenta Má, hace rato el chamaco descubrió en la mesita de centro una planta que en lugar de tener tierra está en agua, el fulanito andaba ya subido en la mesa de vidrio para meter la mano y después salir corriendo con Má para darle a probar sus dedos llenos de líquido. El chamaco andaba feliz de la vida con el nuevo descubrimiento y casi se echa la planta encima con todo y maceta, así que a la hora de quitarle el nuevo juguetito el fulanito lloró y lloró y andaba con todos los cachetes mojados queriendo alcanzar la planta sin tener éxito alguno…

Y así andamos ahora con el agua. La disfruta en la lavadora, a la hora del baño, mientras la toma en la mamila, cuando se lava los dientes y hasta en lugares en lo que no debería de andar metiendo la mano, ahora el centro de su universo es el agua y los ojos se iluminan por completo cuando la toca y quiere compartirnos esa felicidad animándonos a juga con él…

miércoles, 26 de enero de 2011

1, 2, 3 x el fulanito!

El fulanito ahora anda con la onda de esconderse y se mete en todos lados con cualquier pretexto ya sea que busque alguna pelota, o quiera sacar algo que le gustó o de plano nomás porque sí, además como cabe en cualquier lado no le cuesta nada de trabajo meterse donde sea. El asunto al principio es chistoso pero cuando uno lo busca y no lo encuentra es cuando viene el problema. El chamaco comienza a tomarle el gusto al juego de las escondidillas y una cobija que le tapa la cabeza ya no es sufiicente, así que si se siente cómodo puede estar por ahí escondido un buen rato sin dar señales de vida y tenerlos un poco nervioso. Incluso ya sabemos que cuando no hace ruido es porque está entrenido en algo y para nosotros es un indicativo de que hay que poner atención en ello porque a lo mejor está inspeccionando un nuevo objeto o haciendo algo que sabe que no debe de hacer como abrir la botella del thinner, además ultimamente le ha dado por querer meter cosas en los contactos… así que no podemos dejarlo solo mucho tiempo porque seguro se inventará algo con cualquier cosa que esté a su alcance.

Si a esto le sumamos que anda con la onda de esconderse ufff… el asunto se complica y cuando estamos con él hay que afinar todos los sentidos para asegurarnos de que está bien. La semana pasada Má andaba buscando al fulanito, primero le habló y no tuvo respuesta alguna así que de plano comenzó con la busqueda en los lugares en lo que sabe le gusta estar como la ventana, atrás de un sillón, en los pies de nuestra cama y nada…hasta que entró en la cocina se percató de que “algo” hacía un ruidito con la voz muy bajita…sí! era el fulanito que llevaba ya un buen rato escondido bajo la silla de la mesa, y ni quien se imaginara que podía esta ahí.

Así que ahora tenemos que poner más atención en él y sobre todo ser mucho más cuidadosos con la seguridad en casa, no dejar cosas pesadas o de vidrio a su alcance, asegurar los enchufes, guardar cualquier liquido de limpieza, jabones, suavizantes de tela etc, no dejar manteles largos en las mesas y guardar objetos pequeños que pueda meterse a a la boca, etc…no está de más extremar precauciones para estar más tranquilos en casa y dejar que el fulanito siga explorarando y haciendo de las suyas.

martes, 25 de enero de 2011

El primer chichón

La semana pasada el fulanito se dio un muy buen trancazo en la frente, mientras andaba corriendo todo contento viendo sus pelotas favoritas se fue a estampar en la esquina de uno de los muebles de la sala…no hace falta contarles el drama que hizo, entre que no supo que pasó y el susto del golpe el chamaquito estuvo un rato llorando. Le salió tremendo chichón, el primero y seguramente no el último para este fulanito, y el primero y no el último susto para nosotros.

Má uso uno de los remedios que conoce y que utilizaban cuando ella era chiquita, le puso vick con azúcar y el chichón cedió, al menos no se inflamó pero el fulanito si tuvo una bolita con un pequeño moretón que le duró unos tres días. Ahora está bien pero no se acerca para nada a esa esquina maligna.

Según esto un chichón es la acumulación de sangre producida por la rotura de pequeños vasos sanguíneos provocado generalmente por algún golpe. Al parcer cada vez serán más comunes en la vida del fulanito porque este chamaco resultó ser un changuito de lo peor, gusta andar de un lado para el otro y generalmente no ve hacia donde se dirige…así que anduve preguntando a un par de mamás que ya nos llevan años de delantera en estos asuntos y nos dieron otros remedios naturales para hacer menos doloroso estos trancazos:

-Se pueden utilizar compresas de árnica, humedecer un trapito y colocarlo encima del chichón.

-Varias mamás coincidieron que lo mejor es utilizar hielo para evitar la inflamación, es necesario colocar el hielo en una bolsa de plástico y después enrollarlo en una toalla para evitar que se queme la piel del chamaco y entonces complicar el asunto que parecía tan sencillo en un principio. Otro remedio es colocar una moneda grande sobre el chichón, al estar fría tiene los mismos efectos que el hielo.

-Yo sabía que la miel es muy buena para curar heridas y en este caso también puede ayudar mucho para disminuir la hinchazón del golpe. Se tiene que aplicar dos veces al día para qyudar a que desaparezca más rápido. Por ahí también nos recomendaron usar esencia de vainilla en lugar de miel.

Lo importante del chichón es evitar que se inflame para que no duela tanto, el golpe ya se lo dio y seguro tendrá por ahí una bolita o un moretón por un par de días, pero si evitamos la inflamación la herida durará menos. Pero como siempre creemos que es mejor prevenir y de plano nos fuimos a conseguir esquineros para colocar por todo el departamento, al menos el fulanito estará protegido en lo que coordina mejor la caminada, con la dirección a tomar y hacia dónde mirar. Encontramos unas esquineras de la marca Safety 1st que no son voluminosas, son fáciles de colocar y protegen muy bien a nuestro chamaco.

Les recordamos que es bien importante revisar el golpe que recibió su niño y descartar cualquier complicación. Si de plano lo ven muy feo y no saben qué hacer o el chamaquito se abrió lo mejor será siempre llamar al pediatra para que reciba el tratamiento adecuado y la curación sea más rápida y lo menos dolorosa posible.

viernes, 21 de enero de 2011

La hora de la comida

El fulanito ya quiere hacer muchas cosas por sí mismo, pero aun está muy chiquito y en su intento por lograrlo el chamaco se nos frustra y hace de todo por mostrarnos su enojo, avienta las cosas, hace berrinche, grita o simplemente puja hasta ponerse rojo. Tiene ya tiempo que come solito, usa más la mano que la cuchara pero este objeto se ha convertido en un reto para él y no deja que nadie le de de comer hasta que él mete el alimento en su boca.

Antes utilizábamos las cucharas que tenemos en casa pero no nos sirvieron porque el mango es muy largo, son de metal y al fulanito no le alcanzan los brazos para sujetarla, además el tenedor comienza a causarle mucha curiosidad pero igualmente lo consideramos peligroso porque puede lastimarse las encías cuando quiera utilizarlo. Así que buscamos una cubiertos para el chamaco y en el juego de NUK encontramos una cuchara más “chaparra” para que el fulanito pudiera agarrarla mejor y un tenedor con puntas redondeadas, son de plástico y evitan que el chamaco se lastime.

Má se pone atrás del fulanito y lo guía en el uso de la cuchara.. . pero el chamaco tiene todavía que practicar mucho para dominar el arte de comer con cubiertos además tiene la manía por doblar la cuchara antes de que llegue a la boca echándose toda la comida encima, nosotros aprovechamos justo este momento para darle el bocado y el fulanito lo recibe bien, seguro le hacemos creer que ya es un ducho y pudo meter toda esa cantidad de alimento con la cuchara.

Así la hora de la comida se ha vuelto larga, larga y llena de caos y alimento por todos lados. El chamaco ya aprendió a aventar la comida con la cuchara o hay veces que simplemente quiere tener las manos dentro del plato, después las saca para que las limpiemos y enseguida las mete de nuevo en otro plato. No come si no es él quien usa la cuchara, o saca el alimento de la boca para ofrecérnoslo o hay días en los que simplemente no come y la comida es un buen juguete para pasar el rato. Así que cada día nos tenemos que inventar algo para distraerlo, aun así con todo y todo come muy bien y cuando algo le gusta nos lo hace saber haciéndonos ojitos o riéndose mucho.

Es padre ver su camino hacia la independencia pero este chamaco es demasiado desesperado y pocas veces acepta ayuda, así que debemos de tener harta paciencia para dejarlo experimentar y mostrarle como pueden hacerle las cosa, al menos por el camino que conocemos porque seguramente él encontrará el suyo.

miércoles, 19 de enero de 2011


El fulanito, Má y yo nos iremos pronto de vacaciones, tenemos ganas de llevarlo nuevamente a la playa, creo que ahora disfrutará mucho más el mar, la arena y el solecito. Sin embargo tenemos que ser bien cuidadosos con el fulanito ya que es muy fácil que pueda sufrir quemaduras por el sol o deshidratación. Aquí les dejamos una lista de cosas que considero necesarias, cualquier idea para enriquecerla es bienvenida!

1. Bloqueador solar hipoalergénico para bebé. El pediatra nos recomendó utilizar bloqueador del 60 o superior, con protección UVA y UVB. Se debe aplicar de 20 a 30 minutos antes de salir y volver a ponérselo cada dos horas y después de nadar. Los productos en aerosol son una buena opción, porque no hay que untarlos y s eponen más rápido. Es importante estar al pendiente entre las 12 y las 4 pm aprox, que es cuando el sol pega más duro, así que no dejen de ponerles bloqueador todo el tiempo para evitar quemaduras.

2. Ropita fresca. Nos pasó que la primera vez que llevamos al fulanito a la playa toda su ropita de algodón era muy calurosa para él, así que es necesario llevarle playeritas sin mangas y shorts para que anden frescos y no se pongan molestos por el calor, siempre procurando protegerlos del sol ya sea con bloqueador solar o evitar exponerlos en las horas en que el sol pega más fuerte.

3. Traje de baño y sandalias. Yo no sabía pero quesque trajecitos para natación que proporcionan protección UV, prometo buscarlos y en caso de encontrarlos veremos que tan bien funcionan. Si el chamaquito(a) ya camina unas sandalias serán básicas para evitar que se resbale y en casos más extremos, se le pegue por ahí alguna cosa rara.

4. Gorra para el sol. Básica si salen a caminar aunque sea un ratito por la playa o por cualquier otro lado. Incluso en algunos sitios en Internet recomiendan también el uso de gafas para el sol, nosotros no lo hemos hecho pero creo que podemos considerarlo.

5. Pañales de natación. La mayoría de las albercas tienen reglas que piden que los bebés usen pañales especiales para meterse a nadar. Hoy en día hay en el mercado varias marcas y todos aguantan muy bien.

6. Alimentos preferidos. Si salen muchos días seguramente el chamaco extrañará algunos alimentos, nosotros por ejemplo cargamos con leche y cereal siempre, llegando a nuestro destino compramos yogurt, así el fulanito sigue comiendo lo que le gusta y no consume todo el tiempo comida en restaurantes.

7. Batitas de algodón o una buena toalla. Má y siempre procuramos llevar su toalla o batita para cuando salimos de la alberca con el fulanito. Así no usamos las toallas rasposas de los hoteles y el chamaco se siente cómodo con su batita en lo que se seca o lo cambiamos. Por ahí hay unas toallas tipo “poncho” que son harto prácticas.

8. Juguetes. Son siempre una necesidad. Para el camino, el avión, la alberca, al menos el fulanito no puede estar sin sus juguetes y a nosotros nos salvan de que el chamaco se aburra . Los salvavidas y flotis son básicos, pero siempre bajo supervisión de un adulto.

9. Electrolitos orales. La hidratación es bien importante, así que el pediatra nos recomendó darle de cualquier marca que nos acomode, es necesario ofrecérselos todo el día para evitar deshidratación.

10. Cortina protectora para el coche o parasol. Si viajas en carro es necesario cubrirlo del sol, estas persianas son muy útiles incluso en la ciudad.

martes, 18 de enero de 2011

El grito de guerra

El fulanito acudió formalmente a su primera fiesta de cumpleaños, bueno, al menos ahora fue consciente de ello. El sábado fuimos a celebrar los 8 años del hijo de una amiga que conozco desde la secundaria y el fulanito se estrenó en los lares de las celebraciones en salones de juegos y se volvió loco! Es impresionante ver cómo ha crecido pero no sólo en el aspecto físico sino que tiene unas ganas tremendas y toda la disposición del mundo para relacionarse con los chamacos, sean de su edad o no. La manera de buscar la integración en el grupo de juego fue a través de la imitación, el fulanito observó y se dio cuenta que lo que hacen los chamacos es correr por todos lados mientras gritan como loco…y eso fue lo que hizo, mientras los chamacos mayores se correteaban por todos lados gritándose y armando un caos total, el fulanito participó en dicha dinámica y se arrancó sin rumbo fijo mientras gritaba a todo pulmón tratando de seguir a los niños mayores, bueno, la emoción le invadió tanto que incluso hubo momentos en lo que se quedaba parado y se pegaba en la cabeza mientras seguía gritando…

Pero por más intentos que hizo no fue recibido por el grupo de chamacos mayor, así que el fulanito vio que por ahí había una niña de su tamaño y quiso ir a jugar con ella aunque no contó con que esta niña no quería que el fulanito se le acercara. Cuando el chamaquito quiso interactuar ésta le soltó tremendo trancazo en la cara que incluso a mi me hizo saltar y decirle algo a esa niña….Pero el fulanito no supo que pasaba y a pesar de tal recibimiento quiso seguir con la intensión de jugar con ella pero nomás no se pudo y prefirió explorar los demás juegos. Má y yo andábamos tras de él, porque aun no camina del todo bien, metiéndonos a todos los pasadizos hechos para los chamacos aún sabiendo que tal vez la espalda nos lo reclamaría al día siguiente.

Fue una experiencia totalmente nueva para el fulanito quien disfrutó a más no poder y a pesar de que todo era nuevo le agarró el modo de volada a cada juego, aquí es justo donde veo cuanto ha crecido el fulanito y nos hace notar que su desarrollo va muy bien. Lo que me encanta son sus ganas de conocer, experimentar y sobre todo conocer niños y niñas. Ya saben que Má y yo nos volamos y pensamos hasta en lo que no, en lo feliz que es, en las broncas que puede tener con otros chamacos e incluso en las lastimadas del corazón que tienen lugar en la infancia por diversos motivos…pero eso será algo que al chamaco le tocará vivir, sentir y crecer, nosotros esperamos seguir cerca de él para disfrutar como crece y la manera en que nos comparte esa felicidad que hasta ahora disfruta por todo lo que hace.

viernes, 14 de enero de 2011

El canasto

El fulanito tiene un canasto donde guarda sus juguetes y es una de las cosas más importantes para él, no sólo guarda ahí todo lo que le gusta, sino que lo trae de una lado para otro por todo el departamento mientras lo empuja, así si tiene ganas de ir a jugar a otro lado que no sea su cuarto simplemente lo empuja hasta donde lo quiere llevar y comienza con la sacadera de cosas.

En un principio era el canasto de todos los juguetes pero ahora el fulanito decide que se guarda y que no y suele acomodar sólo los favoritos, nuevos y viejos, rotos o no u cualquier otro objeto que se encuentre y le guste. Si de repente nota que algún juguete no debe de estar ahí simplemente lo saca y lo avienta sin importarle mucho en que lugar se encuentre así que no es raro para nosotros encontrar por todos lados juguetes despreciados por el chamaco. De igual manera si el fulanito se topó con algo que le guste mucho lo guarda en su canasto y ese objeto pasa a ser parte de su propiedad sin importarle mucho si tiene dueño o no, si sirve para jugar o no o si de plano le sirve a al alguien más, así por ejemplo hasta una bolsa de sopa ha pasado a formar parte de los favoritos junto con unos cepillos de dientes, cucharas de madera, plumones de colores y hasta el sacudidor hemos encontrado por ahí.

De repente mientras vemos la tele no es raro ver como el fulanito entra a nuestro cuarto precedido por el famoso canasto, después el chamaco se deja caer de pompis sin soltar dicho contenedor para voltearlo y comenzar con la sacadera. Levantamos todo entre cinco y seis veces al día cuando menos, así el chamaco de repente nos los bota en la cocina, en el baño, en la sala , los cuartos… bueno, no ha habido un solo lugar en la casa en donde no lo haya hecho.

Cuando tenemos visitas el fulanito suele llevar su canasto hasta donde estén para enseñarles sus juguetes , es padre ver como los toma de la mano, los sienta en el piso y comienza a platicarles con cada objeto que saca para después dárselos y continuar con la historia de la siguiente pieza.

Es rico ver como se ha apropiado de espacios y objetos y este canasto representa todo lo que le gusta hacer y mucho de lo que es ahora, supongo que por eso puedo seguir levantando tantas veces como sea necesario para que el fulanito siga seleccionando cosas que guardan emociones para él.

video

miércoles, 12 de enero de 2011

¿A guardar? ¡Nel, a sacar!

Al fulanito le encanta sacar cosas, está justo en esa edad en la que anda de explorador y le gusta abrir cuanta puerta y compartimento haya para después vaciarlo sin importarle mucho el tamaño de las cosas que se guarden ahí. Así que ahora anda por toda la casa abriendo los closets, cajones, puertas y cuanto lugar considere puede tener algo en su interior. Aprovechando esta etapa nos inventamos un jueguito en el que hacemos como que lo regañamos y el chamaco se muere de la risa disfrutando a más no poder la travesura que acaba de cometer, después tratamos de que juntos guardemos todo, y digo tratamos porque el fulanito nos ayuda con dos o tres cosas pero después se desparece por ahí buscando algo más por abrir.

Má ya le tiene apartado con todos los trastes de plástico dos alacenas llenas para que el fulanito juegue, saque, meta, golpee y se entretenga un buen rato descubriendo esos trastes. Dicha alacena fue creada especialmente para el chamaco quien sigue creyendo que hace una travesura a nuestras espaldas y no falta que saque todos los plásticos entre dos o tres veces por día. Esta idea resultó muy útil sobre todo cuando cocinamos, así el chamaco se mantiene ocupado y nosotros aprovechamos para hacer cualquier alimento.

También le encanta sacar los zapatos , pero es rechistoso porque siempre saca los mismos, después de ello se abure y busca otra cosa que hacer. Aún no descubrimos como los elije pero nunca falla en ello. Ahora le ha dado por sacar las botas de Má así que el fulanito se enfila directo a ese clóset y comienza con la sacadera, si es necesario se mete por completo y desde dentro avienta las botas dejando un buen desastre. Ayer por ejemplo el fulanito salía del cuarto y regresaba corriendo con una sonrisa bien dibujada, después salía nuevamente y regresaba haciendo exactamente lo mismo, la tercera vez de plano me tomó de la mano y me llevó al closet del pasillo. Mientras el fulanito reía con ganas yo descubría que había sacado todas las botas de Má, cuando quise decirle algo el chamaco ya se había echado a correr mientras pegaba unos gritos de emoción por su travesura.

Y así nos la pasamos todo el día, guardando cosas mientras el fulanito las saca, guardamos y el saca, de repente guarda pero sigue sacando por todos lados hartos chunches de cajones, puertas, paquetes, bolsitas, bolsotas…es impresionante que nunca se canse de hacerlo, al menos lo disfruta harto .

martes, 11 de enero de 2011

Ta´malito…

Ayer tocó visita con el pediatra para el chequeo de rutina del fulanito pero también para que el doctor lo revisara ya que tiene días con una tos muy persistente y mucho moco que no lo deja respirar, así que adelantamos un par de semanas la visita y fuimos a su revisión.El fulanito odia con ganas que el pediatra le quite la ropa así que hace hasta lo imposible por librarse de él, patea, manotea, llora, grita, se voltea y no se deja quitar la ropa así que tuvo que entrarle al quite otra doctora para ayudar al pediatra y aún así les costó mucho trabajo que el fulanito se quedara quieto. De plano el doctor lo tacleó y le tuvo que poner todo su cuerpo encima para revisarle garganta, oídos y nariz y aún así “el príncipe” (que es como le dicen los doctores) no se dejó revisar, ni pesar ni hacer nada.

El veredicto es que el fulanito anda muy bien respecto a su desarrollo, en cuatro meses creció seis centímetros y mide ya 80, en cuanto a peso no anda muy bien ya que por la tos no ha querido comer nada así que el chamaco anda con unos gramos menos. En general está muy bien, incluso el pediatra dijo que las fuerzas que tenia para querer soltarse durante la revisión era un indicador de que su desarrollo iba bastante perfecto.

Por otro lado lleva días con inflamación en la garganta y según dijo el doctor mucho moco. Esta que podría ser una gripe normal se complicó y la bacteria ya llegó hasta los ojos del fulanito lo que le provoca lagañas, irritación y comezón así que el chamaco regresó a casa con hartas medicinas para tomar durante una semana, entre ellos antibiótico para atacar al bicho rápidamente y además gotas para los ojos.

Es una verdadera bronca darle sus medicinas. El fulanito ya encontró la manera de no tomárselas, e incluso como ya conoce la jeringa con la cual se la damos, se prepara para la batalla: de plano no abre la boca pero Má y yo ya le vimos por donde pero el asunto no queda ahí porque el chamaco decide meter la lengua y si aún así la medicina pasa aprendió que puede regresa la medicina para no pasársela, eso sí todo esto en medio de un episodio de patadas, llanto, gritos y mucho, mucho movimiento de cabeza para que no podamos meterle el aditamento de las medicinas en la boca. Sentimos re-feo pero tenemos que darle sus medicinas como podamos.

Por el momento estará guardado esta semana en casa para recuperarse y evitar contagiadero por todos lados, Má y yo no estamos cuidando mucho para no enfermarnos y el chamaquito sigue durmiendo con nosotros porque anda super chipil y sólo quiere que lo estemos apapachando.

jueves, 6 de enero de 2011

De aquí pa´allá…

El fulanito ya se animó a dar sus pasos solito, de repente se queda parado sin recargarse de nada sin mayor problema pero cuando se percata de que no está sostenido con o contra algo hace como que pierde el equilibrio y prefiere sentarse en el piso. Después de navidad nos dio la sorpresa y el chamaco se enfiló para salir corriendo al otro extremo del departamento de sus abuelos, todos los asistentes le celebraron semejante triunfo por lo que se la pasó el resto del día caminando e incluso corriendo sin ayuda de nadie. Después el fulanito ya no quiso caminar solito, como que quedó con cruda de tanta caminata, aparte de que quiere público para que le hagan fiestas. En año nuevo vinieron los familiares de Má a pasar el día ahí nos dimos cuenta que el chamaco este quiere publico para caminar porque en cuento le aplaudieron y le gritaron se soltó y dio sus pasitos alrededor de la mesa.

Después nos dejó ver que le daba mucho miedo y cada vez nos agarraba más fuerte de la mano para no soltarse…no le gustó nada que lo pusiéramos a caminar solito así que Má y yo decidimos no presionarlo y dejar que el fulanito nos marcara el paso que quiere llevar, literal, en esto de la caminada. Así el chamaco se animó a dar sus pasitos del mueble de la tele a la cama o de su juguetero a la puerta y cuando se da cuenta de que puede hacerlo solo se encarrera y se la pasa un buen rato caminando por todo el departamento.

Debemos confesar que un factor bien importante para su caminada fueron los tenis, el fulanito al principió sólo se soltó si tenía puestos unos tenis de colores que le regaló su tío (mi hermano) y le encantan, así que son algo así como la pluma mágica de Dumbo y el fulanito se siente muy seguro con ellos. Otros zapatos están a punto de no quedarle y creo que se sentía muy incomodo así que decidía no caminar y sentarse en el piso. Fue muy importante darle los tenis/zapatos que le gustaban pero sobre todo con aquellos con los que sentía seguro, de esta manera ha caminado más y ya con cualquier zapato, que le quede bien, por supuesto.

Ahora sí, en cualquier momento el fulanito ya no necesitará de nuestra ayuda y andará corriendo de un lado a otro con nosotros detrás de él (puedo visualizar perfecto la escena) nomás para evitar que se lastime en lo que coordina mejor, porque con todo y todo aun no le mide pero ya se recorre el pasillo completo, su cuarto, nuestro cuarto e incluso va directo a la lavadora para bailar frente a ella cuando está prendida.

martes, 4 de enero de 2011

Este perro sí … ¿o no?

Ahora que el hermano del fulanito, Poncho, estuvo de visita en casa con el fulanito quien por cierto se volvió loco, no descartamos la posibilidad de tener una mascota más adelante, a nosotros nos gustan mucho más los perros. Má y yo coincidimos en que no puede ser cualquiera ya que no todos tienen la paciencia para tratar con chamacos y menos si quieren estar todo el día encima de él, por ejemplo me da idea de que un chihuahueño acabaría muerto por los nervios y el fulanito bien mordisqueado o a lo mejor un perro más grande ni pela al chamaco y pueda causar más trabajo en casa que alegrías.

Investigué y encontré un artículo que nombra a las 10 mejores razas de perros para niños, por si están pensando en adquirir alguna mascota, es importante conocer sus características para saber si con compatibles con nuestros chamacos y puedan cuidarse mutuamente y crecer juntos. Sin embargo, un perro que es querido y bien cuidado sin duda se convertirá en el mejor amigo de un niño y formará parte importante de la familia.

Aquí les dejo las 10 mejores razas de perros para convivir con los chamacos:

1. Labrador. Estos perros son muy protectores de los niños, tomando todo el rol de padre. Serán cuidadosos y devotos mientras se juegue con el y sea querido.

2. Boxer. Los Boxer pueden convertirse en el mejor amigo de un niño si éste juega con él y lo cuida apropiadamente. Son animales de naturaleza amable que dedicarán toda su vida a servir a su familia.

3. Golden Retriever. El Golden Retriever hará lo posible por proteger a los niños del peligro. Esta raza tan protectora está constantemente vigilando a los niños si un extraño se acerca.

4. Basset Hound. Es una raza con una gran corazón. Aunque es considerado un perro un tanto flojo y perezoso, el Basset Hound jugará con los niños todo el día.

5. Newfoundland. Muy bueno con los niños. Este enorme perro se compara con un osito de peluche y jugará con los niños todo el día. Si deciden comprar esta raza, asegúrese que el niño sea más grande que el perro.

6. Pug. Esta raza se convierte en el mejor amigo apenas uno lo conoce. Los pug se consideran uno más de la familia, con su cara plana es atractivo y querido por casi todos.

7. Beagle.Es una tierna y amigable raza admirada por los niños. Es querido por su inigualable ternura, encajando perfectamente con niños pequeños y el resto de la familia.

8. Whippet. Esta raza es para niños activos, ya que puede jugar con ellos todo el día. Después de un día de juegos, se acurrucará con sus hijos para tomar una larga siesta juntos.

9. Collie. Es famoso por las películas sobre Lassie. Esta es una de las razas más amigable y gentiles que hay. Los Collies se distinguen por entregar un amor incondicional y tener infinita paciencia.

10. Settler Irlandés. Entre más amen los niños al Settler Irlandés, más feliz y gentil será este perro con ellos. Este perro es especialmente bueno con los niños. Tengan por seguro que este perro se convertirá en el mejor y más devoto amigo para toda la vida.


Fuente: Perros que ayudan

lunes, 3 de enero de 2011

Mi año en el blog

Ahora les quiero compartir mi año como papá en las notas del blog, han sido un chorro de cosas las que hemos disfrutado al lado del fulanito que fue difícil elegirlos pero creo que han sido los más significativos porque el fulanito nos ha regalado un chorro de momentos lindos con su desarrollo y la manera de descubrir el mundo que le rodea. Les dejo algunas de las experiencias con mi chamaco durante este 2010

Abril

La guerra contra los calcetines

Adiós, hola...


Mayo

El primer viaje con fulanito

El fulanito tiene el control


Junio

Investigando la vida…

Comida por aquí, comida por acá…


Julio

Máscara VS cabellera

Cómo ser Pá y Má en el siglo XXI


Agosto

Ojitos como de huevito…

Descubriendo el mundo…


Septiembre

Año 1 (parte 1)

10 consejos para los cólicos


Octubre

Los pañales del fulanito, en números…

El fulanito amanece con nosotros…


Noviembre

Con harto ritmo…

“Papá”


Diciembre

Medidas de prevención contra extravío y robo de infantes

Anda desatado!!!